Salud

Equinácea; qué es y para qué sirve?

La equinácea es una planta que está siendo ampliamente utilizada por sus propiedades estimulantes del sistema inmune. Prepara nuestro cuerpo frente a cambios bruscos de temperatura y previene y trata infecciones tanto agudas como crónicas.

Existen distintas variedades de equinácea,siendo la más empleada la Echinacea purpurea; de ella se usa prácticamente toda la planta, desde la raíz, hasta las flores, también tallos, hojas y semillas.

 

¿Cómo actúa la Equinácea?

La principal acción sobre el cuerpo es reforzar nuestro sistema inmune, generando mayor resistencia frente a virus, bacterias y sustancias tóxicas. Esto ocurre porque:

 

 

  • aumenta la producción de interferón, que es una proteína producida por células expuestas a una infección por virus, bacterias u otra sustancia extraña, informando a las células sanas no infectadas para que luchen contra ellas.
  • producen una sustancia denominada linfocina que es la responsable de atraer a los macrófagos, que son las células responsables de eliminar las sustancias extrañas de nuestro organismo.

 

  • mantiene la integridad de las membranas de nuestras células evitando su destrucción por parte de los agentes patógenos.

Disminuye la síntesis de prostaglandinas, lo que se traduce en una acción antiinflamatoria.

 

 

¿Para qué sirve la Equinácea?

  • Su uso más conocido y extendido es el tratamiento y prevención de resfriados, gripes, sinusitis, amigdalitis.

  • Útil en tratamiento de infecciones genito-urinarias, siendo de ayuda en el tratamiento de prostatitis y cistitis.

  • Por su acción antiinflamatoria es recomendable en personas con artrosis, artritis,…

  • Podemos recurrir a ella para evitar problemas bucales: aftas, piorreas, gingivitis,… Ayuda a estimular la secreción salival, siendo de interes para aquellas personas que padecen xerostomia o “boca seca”

  • Por vía externa sirve para tratar psoriasis, y otras lesiones dermatológicas, como herpes quemaduras, úlceras, acné,….

 

Precauciones en el uso de Equinácea.

Aunque es seguro su empleo tanto en adultos como en niños hay casos en que es mejor restringir su uso;

  • embarazadas y lactantes; nunca utilizar ningún suplemento sin antes consultar a su ginecólogo o matrona
  • enfermos hepáticos, no deben usarla en tratamientos prolongados puesto que pueden producir un aumento del nivel de transaminasas.
  • personas con tratamiento inmunosupresor, ya que la equinácea produce una estimulación de las defensas.

 

¿Cómo tomar la equinácea?

Hay presentaciones diversas:

  • gotas,

  • jarabes,

  • capsulas, comprimidos.

Siempre hay que seguir la posología que incluye cada envase, y preguntar en caso de duda a tu dietista, nutricionista, médico o farmacéutico.

Guardar

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Compartir:
Share

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share